La Tierra Hueca

Según las notas históricas de los primeros investigadores y exploradores de esta Tierra, hemos acumulado conocimientos que nos permiten reconocer el tamaño, la forma y los recursos disponibles en nuestra roca natal, pero cuando se trata del núcleo de la Tierra, no lo sabemos. No tengo ninguna duda ya que pensamos que además de miles de kilómetros de roca madre y algo de magma muy caliente, no hay nada de interés.

Bueno, esto se debe a que en los últimos dos siglos, la era moderna de la exploración, no mucha gente se aventuró a explorar los rincones del mundo que aún quedan en la sombra y que pueden dibujarse en el mapa solo para llenar el espacio vacío, pero verdaderamente puede que no haya nada allí o algo de lo que aún no somos conscientes.

Esto se debe a que explorar no solo requiere mucho tiempo y recursos, sino que es un negocio bastante arriesgado, por lo que solo unos pocos regresan.

Ya estamos intentando colonizar Marte, mientras que hay muchos lugares sin descubrir en la Tierra o lugares que se han perdido en el tiempo. No sabemos qué hay en el fondo de los océanos y el agujero más profundo que cavamos en la corteza de nuestra tierra tiene solo 12,2 kilómetros de profundidad. Por lo tanto, todavía hay muchas incógnitas.

Entonces, ¿Por qué surgió la Teoría de la Tierra Hueca?

Durante muchos años, la gente realmente no se preguntó mucho qué hay dentro de la Tierra y esto se debe a que siempre tuvieron problemas más grandes en sus manos, como guerras, hambrunas o pandemias. La maravilla fue traída por los primeros geólogos, pero nunca llamó la atención del público.

No fue hasta finales del siglo XIX que esta teoría llamó la atención de la gente y no solo logró el apoyo del público sino el de científicos, políticos y líderes mundiales.

La idea detrás de la teoría es que la Tierra es en realidad hueca por dentro y que encapsula más tierra y agua con un ecosistema separado sostenido por el Sol representado como el núcleo de la Tierra. La corteza terrestre o lecho rocoso de 2.400 kilómetros (1.500 millas) es lo que separa lo que se ha descrito como una civilización separada de nosotros que vive fuera de la corteza.

El origen de la teoría fue impulsado por la famosa novela Viaje al centro de la Tierra de Julio Verne, publicada en 1864. La novela se publicó originalmente en francés, pero rápidamente se tradujo a diferentes idiomas y se distribuyó por todo el mundo. El libro llamó tanto la atención que en 1867 Julio Verne publicó otra versión que ampliaba el detalle del centro de la Tierra.

La historia de la novela representa a un equipo de exploradores que descienden a un volcán creador hacia el centro de la Tierra a través del Polo Sur. Después de 2 meses, el equipo de exploración finalmente llega al centro de la Tierra, donde descubren una civilización completamente nueva impulsada por su propio Sol. Esta civilización era tan avanzada como nuestro propio mundo en el siglo XIX, con una gran infraestructura.

Aquí es donde comenzaron los problemas, a medida que el libro se hizo más y más popular, algunas personas tomaron este libro no como una novela, sino como si en realidad estuviera declarando los hallazgos de un nuevo descubrimiento (recuerde que esto fue en la década de 1870). Esto también atrajo la atención de diferentes científicos que se inspiraron en la novela para creer que esta teoría podría ser cierta.

La primera evidencia de esto fue vista publicada a fines del siglo XIX por un investigador dentro del campo de la Geografía. El libro se titula Geografía física escrito por Arnoldo de Azevedo, quien escribe sobre un mundo misterioso debajo de nuestros propios pies con el argumento de que los científicos en ese momento no sabían nada sobre lo que está a cinco millas debajo de sus pies.

El autor continúa diciendo que los científicos solo presentan teorías e hipótesis para entretener al mundo sin tener ninguna evidencia sólida y permitiendo que la reputación de los científicos defina la confiabilidad de cualquier teoría. Según los estándares científicos del siglo XIX, es bastante cierto.

Tenemos bajo nuestros pies una inmensa región cuyo radio es de 6.290 kilómetros, la cual es completamente desconocida, desafiando la presunción y competencia de los científicos

Cita tomada de Geografía Física de Arnoldo de Azevedo

Azevedo también ideó su propia hipótesis científica detrás de la teoría. Lo creas o no, en realidad hay un cálculo que respalda esta teoría. El tamaño total de la superficie de nuestro planeta es de 431,5 millones de kilómetros cuadrados, lo que debería dar un peso seis veces mayor que el peso real de la Tierra, que es de 5,972 × 10²⁴ kg. Esto significa que la Tierra no es necesariamente hueca (aunque puede ser una explicación lógica), pero por alguna razón, nuestro planeta es mucho más liviano.

Lo que es aún más interesante es que el siglo XIX no era la primera vez que se menciona esta suposición como una posible teoría científica. La primera mención de esta creencia la hizo en 1692 Edmond Halley, investigador de astrología y matemáticas de la Universidad de Oxford, quien planteó la idea de que la Tierra tiene en su interior caparazones huecos de diferentes tamaños.

Si fuéramos más lejos en la historia, veríamos menciones de teorías similares de que la Tierra es hueca, aunque la referencia y las ideologías son muy vagas, siendo, por supuesto, los eruditos griegos los primeros en pensar en ello.

Remontándonos al siglo XIX, tras la publicación de la obra de Azevedo ha habido un gran número de estudiosos que han aportado apoyo a esta teoría, o variantes muy similares.

Donde se pone realmente interesante es en el siglo XX con el libro La tierra hueca del doctor Raymond Bernard (también conocido como Walter Siegmeister) quien fue un escritor muy popular, pero también muy controvertido y este libro es una de las razones principales. En el libro, Bernard habla de las expediciones realizadas por Richard Evelyn Byrd por realizar el primer vuelo sobre el Polo Norte en 1926.

Byrd y el resto de su equipo encontraron una cavidad interior que conduce al centro hueco de la Tierra. El Polo Norte con una distancia de 2.700 kilómetros hasta el ámbito de las tierras interiores y el Polo Sur con una distancia de 3.700 kilómetros. La tierra dentro de la Tierra hueca es bastante tropical y está llena de una civilización que es 10 veces más avanzada que la nuestra.

Otro libro hace una referencia parecida Mundos más allá de los polos de Amadeo Giannini, publicado en 1959. Hay una cantidad de libros que se han publicado sobre este tema, y ​​estos son los más populares, sin contar los miles de otros perdidos en el tiempo.

A principios del siglo XX, la teoría realmente llamó la atención de académicos de varios campos. Un grupo de científicos rusos había descubierto que el Polo Norte magnético no está representado por un solo punto, sino por una línea de casi 1.500 kilómetros de longitud que recorre el río polar hasta la península de Taimir desde Siberia.

Con base en esta hipótesis, esto representa el borde de la concavidad polar y cualquiera en el borde del polo magnético puede llamarse Polo Norte Magnético porque en este borde cualquier brújula apuntaría hacia el Norte, sin importar la posición de la brújula. La ciencia no puede explicar este fenómeno y culpa a las partículas que están cargadas eléctricamente del Sol.

Incluso los científicos alemanes antes de la Segunda Guerra Mundial habían investigado esta teoría, pero lamentablemente todos los trabajos de investigación se perdieron o destruyeron durante la guerra.

Desde mediados del siglo XX, ha habido escritores más pequeños que publican sobre esta teoría, pero alrededor de la década de 1970, cuando tuvo lugar la revolución científica, se perdió el interés. Es interesante ver cuántos artículos se han publicado sin tener en cuenta la suposición, pero todavía basamos nuestra creencia de que el mundo no es hueco en cálculos que, por alguna razón, no cuadran.

¿Qué dice la ciencia al respecto?

Según J. Luis Crespo graduado en física por la Universidad Autónoma de Madrid comenta que la posibilidad de que «haya un mundo como el nuestro al otro lado de la corteza terrestres es inviable».

Si la Tierra estuviera hueca, la gente que viviera dentro de ella no experimentaría la fuerza de la gravedad.

Vídeo by José Luís Crespo

Las distintas fuerzas gravitacionales se cancelarían entre ellas y los habitantes del hueco flotarían por su interior. Afectando también a la gravedad que tenemos fuera, es decir, que podríamos pegar grandes saltos y no estaríamos tan sujetos al suelo.

5/5 - (1 voto)
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments