Pruebas de paternidad de ADN ¿Cómo funcionan?

Descubra cómo elegir la prueba de paternidad de ADN adecuada para usted y los datos sobre cómo funcionan estas pruebas.

Una prueba de paternidad funciona de manera muy similar a otras pruebas genéticas, como algunas para descubrir parientes lejanos, orígenes ancestrales o incluso riesgos para la salud. Estas pruebas de ADN comparan muestras del código genético del padre y del hijo para proporcionar un indicador preciso de la paternidad. Las pruebas de ADN son una forma muy confiable de esclarecer dudas, ya que utilizan una tecnología con el 99,9% de precisión.

Las pruebas de paternidad de ADN obviamente no son para todos, pero a medida que estos kits se vuelven cada vez más precisos, sirven como una forma de determinar la veracidad en todo tipo de circunstancias.

Cómo Elegir una Prueba de Paternidad

Para aquellos que buscan hacerse una comprobación de paternidad mediante ADN, el mercado está inundado de opciones. Se puede realizar una prueba genética en clínicas, hospitales o incluso con kits caseros. Debido a que todos estos análisis se realizan utilizando las mismas técnicas de laboratorio, la precisión de los resultados no variará mucho entre los centros y los kits para el hogar.

El tipo de prueba que elija dependerá del propósito de los resultados de la misma. Los exámenes de ADN que se toman para su tranquilidad se pueden realizar a través de kits de prueba en el hogar, donde se recolectan, empacan y envían muestras de saliva a un centro especializado para su análisis.

Hélice ADN

Si la prueba es necesaria por motivos legales, debe realizarse en un hospital o una clínica. La diferencia entre una prueba en el hogar y una que se ofrece en una clínica es que la prueba basada en la clínica tendrá una cadena de custodia establecida. Esto significa que el propio laboratorio verifica las identidades de todos los donantes de muestras, y cada vez que la muestra cambia de manos, se registra ese cambio. Esto es crucial si los resultados de la prueba de paternidad se utilizarán ante una demanda.

Prueba de Paternidad Durante el Embarazo

Las pruebas de paternidad se pueden realizar muy temprano, incluso durante el embarazo. En este caso, la prueba se llevará a cabo en un hospital y las muestras de ADN para las pruebas genéticas durante el embarazo se recolectarán de dos maneras:

La primera es el muestreo de vellosidades coriónicas, que puede ocurrir entre las 10 y 13 semanas de embarazo. Este proceso implica insertar una aguja en el útero a través de la vagina o la pared abdominal para extraer una pequeña parte de la placenta. Esta contendrá grandes cantidades de ADN del feto que se pueden analizar fácil y rápidamente.

La segunda es una técnica mucho menos invasiva que implica extraer una muestra de sangre de la madre, que contiene trazas de ADN fetal libre de células.

¿Cómo funcionan las pruebas?

Para una prueba de paternidad, lo que generalmente se usa se llama Short Tandem Repeat o pruebas STR».

Los STR son regiones largas en el genoma humano compuestas por segmentos cortos, generalmente de dos a cuatro letras, que simplemente se repiten una y otra vez. Debido a que estas regiones mutan de vez en cuando, su longitud varía mucho de una persona a otra.

En cierto modo, pueden actuar como una «huella genética», porque todas las personas van a tener los mismos segmentos de STR, pero la combinación de longitudes de STR que hereda una persona será única. Más importante aún, debido a que el 50% del ADN de un niño proviene de su padre, aproximadamente el 50% de estos STR deben compartirse entre ellos.

A continuación, estos segmentos se miden mediante un proceso llamado reacción en cadena de la polimerasa o PCR (sí, lo mismo que una prueba de PCR para COVID-19 ). Este es un proceso que utilizan los genetistas para «amplificar» regiones específicas de ADN. En el caso de las pruebas de paternidad, ciertas regiones STR se copian una y otra vez.

Al final de este proceso, la inmensa mayoría del ADN de la muestra serán copias STR hechas del ADN original. Para el análisis, estos STR amplificados se ejecutan a través de un proceso llamado electroforesis en gel, que utiliza una corriente eléctrica para clasificar los STR por longitud.

Los STR no son las únicas regiones genéticas que se pueden utilizar para las pruebas de paternidad, pero son, con mucho, las más utilizadas para este propósito. Según un estudio de 1997 en la Revista Internacional de Medicina Legal, las secuencias genéticas en el cromosoma y también se pueden amplificar mediante PCR, dependiendo del sexo cromosómico del niño.

En lo que respecta a las pruebas genéticas, las pruebas de paternidad son bastante sencillas. No te dice mucho sobre lo que está sucediendo en el genoma, solo dice, «esta persona es definitivamente diferente de esta otra persona», y eso es lo que quieres de una prueba de paternidad.

Las técnicas modernas de pruebas genéticas están basadas en un microchip que es capaz de leer cientos de piezas de material genético a la vez. Esto no solo es capaz de establecer relaciones entre padres e hijos, sino también de utilizar la similitud genética para establecer relaciones familiares más distantes e incluso ancestrales entre las personas. Si bien el uso de microarrays de ADN sin duda sería capaz de establecer la paternidad, según Arnab Chowdry, biofísico y vicepresidente de tecnología genética de 23andMe estas técnicas serían «excesivas».

Historia de las pruebas de paternidad

Hace cien años, no se podía invertir mucho en las pruebas de ADN para determinar la paternidad. En aquel entonces, nuestro conocimiento de la genética humana aún estaba en su infancia, y aunque los científicos podían deducir cómo se transmiten los genes de padres a hijos, todavía no podían observarlos directamente.

Las primeras pruebas de paternidad consistieron en tomar muestras de sangre de un niño, de la madre del niño y de los posibles padres de ese niño. Debido a que los genes se transmiten de padres a hijos, sería posible descartar a los padres potenciales al observar el tipo de sangre del niño. Por ejemplo, si la madre tiene sangre tipo A mientras que el niño tiene AB, es razonable predecir que el padre del niño tiene sangre tipo B.

Dada la variedad limitada de tipos de sangre, si todos los padres potenciales tienen los mismos o similares tipos de sangre, poco se podría deducir de la prueba. Si bien las pruebas de paternidad se pueden realizar de esta manera, desde entonces se han desarrollado pruebas mucho más precisas.

En la década de 1950, los científicos comenzaron a realizar las primeras pruebas genéticas prenatales mediante la recolección de muestras de líquido amniótico para detectar anomalías cromosómicas. Después del descubrimiento de la estructura del ADN en 1953, los genetistas comenzaron a decodificar la información contenida dentro de la molécula al observar las letras individuales, las A, T, C y G, que explican los rasgos genéticos de una persona.

5/5 - (1 voto)
F. Soler

F. Soler

Science Popularizer

Share on facebook
Share on twitter
Share on reddit
Share on whatsapp
Share on telegram
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

Usamos cookies esenciales para una navegación óptima y segura